Isabel Álvarez en su visita e escuelas rurales en Nicaragua
Hermanamiento de escuelas ya rehabilitadas.

Este proyecto tiene diversos niveles de implicación que irán asumiéndose total o parcialmente por los colegios/institutos, públicos, privados o concertados, que deseen participar:

Primer nivel:

Establecer correspondencia con alguna de las escuelas de Honduras, en función de lo que la Asociación y nuestros colaboradores en Honduras (el Padre Patricio Larrosa y ACOES) consideren necesario. Se pretende conectar dos contextos sociales y educativos bien diferentes, promoviendo el envío de fotos, datos, textos…que permitan conocer las costumbres y formas de vida de ambas comunidades, así como establecer contactos personales entre alumnos. Los niños/as serán los protagonistas.

Intentaremos que nuestros colaboradores y socios, en sus visitas a las escuelas (en principio dos veces al año como mínimo), recogerán las cartas de los estudiantes, maestras/os y madres y padres de familia, tomarán fotos, y harán lo propio con las que enviemos desde aquí.

Segundo nivel:

Apoyo profesional al maestro/a;

Tercer nivel:

Apoyo a los niños y sus familias mediante el sistema de “apadrinamientos escolares” (haz clic aquí). En caso de que un centro de España quisiera apadrinar a niños, podría hacerse a nivel de colegio (un colegio entero apadrina a un niño o a varios), a nivel de cursos (cada curso, un niño), de clases o de personas o grupos establecidos de otra manera siempre que la aportación sea periódica.

Mantenimiento –según las posibilidades- de las necesidades de la escuela. Por ejemplo, infraestructura, comedor, pozo, vallado, mobiliario, etc.

También podrían crearse bibliotecas/ludotecas comunes para una o varias escuelas, que podrían abrirse al resto de la comunidad.

A medio plazo podría contemplarse la posibilidad de traer niños/as, pero esto es un trámite mucho más complicado que tendríamos que valorar y estudiar con los centros y con Honduras.

Cuarto nivel:

Financiación de becas para que:

  1. Los alumnos que terminan la primaria puedan estudiar la secundaria en otro pueblo/ ciudad. Los pocos alumnos que llegan a finalizar la Primaria tienen muy difícil la continuidad de estudios porque la distancia les obliga a residir allí donde hay oferta de Secundaria. Una beca les da esa posibilidad, incluyendo matrícula y colegiatura. En principio este proyecto está pensado para el medio plazo, aunque sería un sueño poder construir y comenzar una escuela con educación secundaria próxima a la que los alumnos de las escuelas con las que colaboráramos pudieran acudir más fácilmente, sin tener que vivir tan lejos del núcleo familiar durante la secundaria.

  2. Algunos alumnos (proyecto más enfocado al medio/largo plazo) pudieran estudiar en la universidad.

  3. El maestro/maestra pueda estudiar en la Escuela de Magisterio de allá, formándose así en su propio entorno, lo que es una prioridad. Las becas deben incluir matrícula, colegiatura, transporte, hospedaje, alimentación y útiles escolares.